sábado, 25 de agosto de 2012

Plétora: Cuando el pecho quiere estallar...


Plétora es el término que se utiliza cuando un exceso de líquidos se acumula en alguna parte del cuerpo. La plétora también se conoce como atiborramiento y se manifiesta con hinchazón y dolor.

 Luego del nacimiento, la cantidad de líquido en los pechos es mayor. El busto se congestiona en los primeros días posparto. Con la bajada de leche materna se puede sentir una sensación de llenura que posiblemente cause incomodidad en el pecho. Esta hinchazón se define como: plétora fisiológica.  
La plétora fisiológica se relaciona con la llegada de la leche materna. Por lo general, en esta etapa los bebés desean mamar frecuentemente. Se recomienda amamantar o lactar de un solo pecho hasta vaciarlo completamente. Los paños tibios pueden aliviar la inflamación. Puede darse masajes en el seno de forma circular y radial, preferiblemente acostada. Una vez concluye los masajes debe tener a su bebé listo para amamantar. Si no se comienza a lactar temprano en el posparto o no se lacta de forma habitual, es posible desarrollar una plétora patológica.  

La plétora patológica ocurre cuando convergen los fluidos del drenaje linfático y venoso en el pecho de mamá, obstruyendo el flujo de la leche materna. La plétora patológica es dolorosa y debe atenderse de inmediato para evitar que se complique causando inflamación del tejido mamario, entre otras patologías.

El área de la areola se encuentra tirante y dificulta el enlace correcto del bebé en el seno de mamá, y puede llegar crear pezones adoloridos o agrietados. Se recomienda que la madre se extraiga leche materna con precaución de no vaciar completamente el pecho; sólo se extraerá suficiente leche para ablandar la areola, facilitando el enlace del bebé.

Aunque los estudios no han demostrado un resultado positivo al usar hojas de repollo en los senos, muchas mujeres refieren sentir beneficio al colocarse hojas de repollo a temperatura ambiente o frías luego de amamantar. Igualmente ocurre con el uso de compresas frías.

Recuerde que la plétora se puede prevenir al amamantar o lactar a su bebé frecuentemente y hacer compresión en el pecho para facilitar la tetada.

Lactar no duele. Al amamantar hacemos una transferencia de amor y salud para beneficio del nuestro bebé y también de usted.


¡Feliz Maternidad!


1 comentario: